Casi el 35% de los consumidores echa en falta en el lineal productos con sabores que le recuerden a los de “toda la vida”

7 abril 2016 en Actualidad, Destacado

Recientemente el centro de estudios de análisis del consumidor de AINIA realizó un estudio acerca del comportamiento y preferencias de los consumidores, del que se desprende que para el 97,3%  el sabor es el factor más importante en el momento de comprar un producto. 

El dulce es el sabor elegido por el público más joven y conforme vamos cumpliendo años cambia esa preferencia hacia el sabor salado. El 55,2% de los Millennials prefiere el sabor dulce. Sin embargo, a la Generación X elige casi por igual el dulce (47,5%) que el salado (46,5%). Y son los Baby Boomers quienes se decantan por el sabor salado (50%).

Aromas, combinaciones y sabores étnicos

El sabor afrutado (30,7%) es el que más gusta ante una variedad de sabores,combinaciones y aromas, seguido  de carca por el ahumado (28,9%) y el especiado(26,2%), y los que menos gustan son el ácido con el amargo (19,5%) y el salado con el amargo (14,4%).

Y el tema que ponemos de relieve va ligado a la innovación y el sabor. Y es que un 45,4% de los consumidores encuestados indica que les gusta probar sabores innovadores, aunque casi el 35% echa en falta en el lineal productos con sabores que le recuerden a los de “toda la vida”.

Según el informe, que un producto tenga un buen sabor genera confianza (44%) y es percibido como un producto de calidad (35,6%).

El sabor y su influencia en la intención de compra

El sabor es el atributo clave y el que más influye en que el consumidor vuelva a comprar un producto, y así lo reflejan más del 33% de los consumidores encuestados, que no volverían a comprar un producto en el caso que no les guste el sabor.

El sabor prevalece como factor decisivo en la intención de compra de un producto frente a otros como el precio, envase, marca o aspecto. Para el 97,3% de los encuestados es el factor más importante a la hora de llenar la cesta de la compra.